lunes, julio 30

Y retomamos! (Después de 3 años)

Puta que ha pasado el tiempo, la cagó...

Y puta que me han pasado cosas. Caleta de cosas...

 Nunca les conté por qué cerré el blog? En algún momento (ni idea como) me volví gerente de una empresa: Club de Innovación. Yo creo que estaban drogados cuando me ofrecieron el cargo, pero ahí me metí. La weá es que supuse que más de algún cliente googlearía mi nombre (Que está re común...) y como podrán imaginar, mi blog era de los primeros que aparecía. Supuse que un blog en el que me comunicaba a punta de chuchadas no era la mejor carta de presentación, así que decidí esconderlo...hasta ahora! Me prometí que retomaría el blog cuando terminara mi cargo y acá estoy, listo para recomenzar. Ahora estoy un poco más tata e incluso miro los posts para atrás y digo: "que chucha, que weá me metía que escribí eso", así que acá estamos, menos maduro y con más barba...

Bueno, esa breve historia es para partir con el hecho más relevante de los últimos 3 años: Mi polola. No! No se retiren aún! Les prometo que no es un post mamón!...

Lo que pasa es que como la conocí no fue la weá más exitosa de todas...

Fue el 17 de Abril, hace 3 años, y llevaba soltero un tiempo. Repartía mi tiempo entre hacer como que trabajaba, vender drogas a los niños de colegio, bailar perreo chacalonero, carretear y ser una máquina sexual part-time...

Una amiga me invitó a su fiesta de titulación, así que aparecí con mi mejor pinta de care´pillo. Voy llegando y me intercepta una mina que estaba hecha pico. Puta, eran como las 11 y estaba terrible de ebria. Como soy un caballero, me traté de sobrepasar con ella...no mentira. Me metió conversa y no me acuerdo de mucho. La única parte que me acuerdo fue su frase pal bronce: "Soy una desnudista de corazón". Que chucha, nunca me habían dicho eso. La weá es que me dio pena la pobre mina (aparte que los maricones con los que andaba me empezaron a sacar fotos) y me viré...

¿Han cachado cuando uno no conoce a nadie en una fiesta, se le pierden los amigos, y anda con cara de weón paseándose de un lado a otro? Así andaba yo. Cuando de repente me ve mi amiga y me dice: "Acompáñame, te voy a presentar a unas amigas" y mi respuesta obvia fue "Tengo que pagar?"...bah, na que ver...quise decir "Dale, vamos"...

La weá es que llego y habían dos chiquillas, una rubia y otra morena. Siempre he preferido las morenas. Mi amiga les dice: "Oigan, les presento a un amigo, Tadashi". Se notaba que estaban métele conversando. Me miran y dice: "Hola" con cara de indiferencia. Yo les digo "Hola". Y...se van. Qué chucha! Me dejaron hablando solo...

Puta, nada que hacer poh. Me sigo dando vueltas, metiendo la cuchara en cada grupo que encontraba. Tomando todo el rato, así que ya estaba medio entonado. Hasta que choco con alguien que estaba parada a mi lado. La misma morena que había visto antes. Algo le digo, me responde. Se llama Daniela. No sé que weá le dije después que me responde: "Todos los hombres son una mierda" (No echándome la foca, sino que como reflexión de la vida). Como todo hombre que le dicen esa frase, me senté con ella a contrargumentarle que no todos son iguales y bla bla bla...

Entre tantas cosas, ella me contó que tenía una hija, Francisca (alias El Mono!), de 3 años, y yo le comenté que venía saliendo de una relación con una mina que se llamaba Natalia. Filo, seguimos hablando, en eso me dice que se siente medio entonada, así que le ofrezco tomarnos un café en la cocina...

Ahí estábamos sentados de frente, ella me mira con sus ojos un poco adormecidos por el copete y yo...me lanzo y le planto un beso, care´palo. Ella me mira, no me responde (pienso en mi cabeza "cagué") y me dice: "Viste? Todos son iguales". Ahí la primera lección ¿No lanzarse?. No! La lección es que las personas dicen una cosa, pero lo que vale es lo que hacen. No se movió ni un centímetro de su puesto, así que era obvio que tan mal no le había parecido...

En eso, se empieza a preocupar por la hora y su hija, así que le ofrecí acompañarla a tomar taxi. Me dice que bueno y ahí vamos. Llegamos a la esquina para tomar taxi y la abrazo de frente, me queda mirando, así que pensé "Ahora es cuando conchetumare! Ahora o nunca!!!"...

Tenía cara de preocupada, así que me acerco a su oído y le digo: "No te preocupes...Naty"... 

MOTHER OF GOD! ME EQUIVOQUÉ DE NOMBRE!!!...

Puta, pal pico. Me miró más enojada que la chucha, y yo cacho que el taxista estaba esperando a que la cagara, porque aparecio al toque. Se dio vuelta, ni se despidió y se subió al taxi...

Que rabia, medio condoro. Me devolví más enojado que la chucha, le pegaba patadas a las piedras, patadas voladoras a los árboles (ya, si igual estaba un poco curao), y menos mal que no pasó ningún perro porque lo hubiera mordido...

Volví, conté la historia y me webiaron poquito, pero bueno. Cuento corto, le mandé un mail después donde le decía básicamente que seguramente no nos veríamos de nuevo, pero que todo lo que le dije era verdad...

Después me confesó dos cosas: Que vio mi mail al tiro y que se aguantó tres días para responderme, y que le gusté al principio, así que ya estábamos listos :)...

Y así han pasado tres años y la amo más que nunca...

Un abrazo...