lunes, marzo 23

100 años de soledad

Que libro más bueno...

Pero es que realmente hermoso...

Yo sé que a casi nadie le gusta...

"Qué libro estás leyendo?" Me preguntaban. Yo les respondía, y siempre la contrarespuesta era la misma "Ah...que fome"...

Pero para mi fue hermoso. Yo, que soy un tipo lentísimo para leer porque tengo millones de problemas para mantenerme concentrado, siento que digerí cada letra que fui leyendo, cada página que fue pasando...

El libro ocupa miles de arreglos literarios y palabras rebuscadas para hacer el lengüaje y la historia aún más retorcida...

Y es que Macondo es un mundo que nace, se inflama y desaparece...

Como todas las vidas de las millones de personas que vivimos en este gran Macondo redondo y giratorio...

Porque de (supuestamente...yo tengo que creer que sí) dos seres humanos nacimos todos, y todos estamos relacionados...

Y creo que lo que más me encantó del libro, por lo extenso y detallado, fue que me pareció un compilado de recuerdos...y eso fue lo que quedó de él, una serie de recuerdos que García Marquez te regala por módicos pesos. Tremendo negocio, 100 años de recuerdos de la familia Buendía, de principio a fin, que quedan en tu memoria...

Yo creo que es lo más cercano que hay a absorber el alma de una persona...absorber sus recuerdos...

Casi que me dieron ganas de llorar cuando terminé la última palabra. Y es que se acaban 5 meses de lectura cronológica, pero quedaban 100 años de recuerdos...

Y así como Pedro le tiene terror a la vejez y a la muerte, yo la añoro a veces, porque en ningún otro instante de mi vida tendré tantos recuerdos acumulados como cuando tenga 70 años (edad donde creo ya me sentiré tranquilo y entregado a la muerte)...

100 años de recuerdos. Yo tengo 25, bueno, 24 años y 364 días en realidad...

Y este post es para mí. Porque quiero que este blog crezca conmigo. Y que cuando tenga 40 años escriba acerca de lo que me pasaba en ese momento, y que con este blog recuerde mis historias de niñez, y que con este blog recuerde a toda la gente que alguna vez me escribió, y toda la que pasó por mi vida, y toda la que pasará, y todas las personas que pasaron de ser palabras a ser caras, y que posteriormente dejaron de ser...

Y que recuerde a cada una de las mujeres que amé, cuando aparecieron por primera vez, y cuando las vi por última, y que recuerde cuando algún día postee que nació mi hijo, y que postee que murió mi padre, y que postee que logré mis metas, que murió mi amigo, que se casó mi hijo, que conocí la luna, y que me encontraron una enfermedad de la cual no me puedo recuperar...

Porque al fin tengo nociones de la sensación que quiero que me quede cuando sea un anciano y esté sentado mirando por la ventana mi reflejo lleno de arrugas y canas...

Quiero ser sabio, y quiero tener un montón de recuerdos, recuerdos como los de 100 años de soledad, algunos amargos, algunos tristes, muchos felices, muchos graciosos y anecdóticos, pero finalmente, muchos...

Y de eso viviré, de mis recuerdos, de recordar cuando conocí a mis amigos, cuando besé por primera vez a mis novias, de cuando corría cuando niño a abrazar a mi madre, de cuando le daba besos en la frente a mi abuelita, de cuando mi papá me tomaba en brazos, de cuando entré caminando por las puertas de la universidad por primera vez, de las múltiples veces en que puedo pararme unos instantes en la vida y decir que soy feliz, de cuando me bajé del avión por primera vez para vivir en Santiago y sentí miedo, de cuando mi madre se me fue en los brazos en el cuarto de mis papás, de cuando abrazo a mis verdaderos amigos y les puedo decir que los quiero, y de los millones, y millones de recuerdos que tendré...

Y eso quiero, a un día de mi cumpleaños, eso es lo único que pido...poder almacenar la mayor cantidad de recuerdos, y recordar sin remordimientos...porque siento que aquellos que dicen que en la vida hay que hacer de todo y ser exitosos para sentirse plenos están perdidos en el rumbo...yo quiero recordar y decir: "Puta, a pesar de lo duro que pudo haber estado todo, puta que era buena gente"...eso quiero, eso quiero para cuando sea viejo...

Y siendo las 3:15 am de la mañana del 23 de Marzo del 2009, teniendo que ir mañana a trabajar en mi actual trabajo (¿Cuántos tendré en la vida?), decido que esto será mi blog, mi propio "100 años...", aunque no de soledad, sino que de otra sensación...

Cuál será? Pues ni idea, si existe el destino, prefiero no saberlo...

Saludos...

sábado, marzo 14

Los piratas pirateaos

Cómo estamos!...

Acá andamos. La vida bakán, la pega excelente, la tesis como la callampa del burro nivel 3...

Pero le echamos pa' delante...

Siempre me han gustado los niños, no tanto como a Spiniak, pero los encuentro entretenidos (cuando se ponen a llorar, los mando con sus papás de vuelta), y recordé hace poco el tiempo en que estuve en MEJ...

La weá es que si no cacha lo que es MEJ, filo, porque pa' la historia, da lo mismo. Sólo diré que significaba Movimiento Eucarístico Juvenil. Era un grupo dirigido por curas (que no se violaban a los cabros chicos por si acaso, yo doy fe de eso) y donde habíamos monitores de 3ro y 4to medio que les hacíamos dinámicas donde aprendían cosas de la iglesia católica y además jugaban (en realidad les vendíamos drogas). No sé por qué le ponen nombres tan re pencas pa los cabros chicos a estos grupos. Qué weá es "Eucarístico" pa' un cabro chico! Puta, si yo le pusiera nombre a una asociación como esta, le hubiese puesto "¡La pandilla de las tortugas ninja con traje de power rangers!", "El escuadrón de los hombres lobos super saiyajines nivel 8" o "AlTomatelegustanloshombre's Kids Club"...no sé poh weón, una weá más marketera. Apuesto a que llegaban más pendejos...

Pero bueno, la weá es que un día hicimos un retiro en una casa cerca de la playa, con dinámicas, juegos, misas, y otras cuestiones. Los pendejos la pasaron la raja, pero la weá era bakán porque tenía una motivación para los niños. El emblema del campamento era un cofre que era "El tesoro del MEJ". Al principio pensé que se trataba de un cofre lleno de revistas porno, pero na que ver, era un cofre que guardaba "el espíritu de los niños y sus corazones", o sea, puras weás. Los niños estaban vueltos locos con el cofre, lo cuidaban ,que no lo robaran y cosas así, y esa era la misión que les encomendamos a los niños, cuidar el cofre a toda costa...

Así que la cuestión más bakán estaba preparada para el último día. Les contamos la historia de que habían unos piratas en la playa que se querían robar el tesoro del MEJ, y que ellos tenían que cuidarlo, así que les repartimos a los niños pistolas de bajo calibre, cuchillos, mariposas, y bombas molotov...ah, no, verdad que esa era mi idea, pero no tuve mucho apoyo. Pero la weá de que les dijimos que habían piratas es verdad...

Para hacer más verdadera la weá, el cura del retiro nos dio a todos los monitores distintos atuendos de pirata para que durante la noche nos disfrazáramos y salieramos a hacer ruido para que los niños se despertaran y salieran a ver que el cofre ya no estaba. La idea era bastante simple: disfrazarnos, meternos en el personaje, golpear ventanas y puertas de los niños, salir corriendo arrancando de ellos, y listo...

Eso fue justamente lo que hicimos. Cuando los niños estaban en las cabañas, salimos corriendo y empezamos a gritar y a saltar y a hacer cuanta weá se nos ocurrió para llamar la atención. Pegamos en las puertas, ventanas, y todo eso, y nos viramos un rato para que los niños salieran (tienen que cachar que son pendejos de entre 8 y 12 años, no es que los weones salieran a sacarnos la chucha, deben haberse recagado de miedo primero). Después de eso nos fuimos a esconder a un lugar desde donde los pudiésemos ver, y ahí cachamos que juntaron a todos los niños y les dijeron que el tesoro había sido robado y que tenían que salir a recuperarlo. Así que ahí los pendejos se envalentonaron y empezaron a sacar sus linternas y weás...

La segunda parte consistía en que volvíesemos a webiarlos, pero ahora nos tenían que perseguir. Así que eso hicimos, empezamos a gritar, a correr, y a hacer que nos persiguieran. Puta...no sé que mierda le daban de comer a los pendejos sus papás, pero los weones corrían más rápido que la chucha. Yo obviamente soy una máquina, y corro tramo a tramo con una micro del transantiago, pero igual los pendejos me tuvieron en la quemá, así que tuve que saltarme uno de los muros del sector de las cabañas y salir corriendo hacia afuera. Ahí en el camino caché un auto estacionado y me escondí al lado de la ventana del piloto para que los niños no me vieran...

Puta, ahí estaba tratando de recuperar el aliento, cuando miro al frente...HABÍA UN WEÓN CON UNA MINA ADENTRO DEL AUTO!!! Puta que la cagué. El weón y la mina me estaban mirando fijo. El weón tenía una cara de perro que se las encargo. Y yo estaba maquillado como pirata...la weá idiota. Pasaron como 5 segundos en que nos mirábamos fijo a través de la ventana, hasta que yo alcanzo a reaccionar, hago un gesto con la mano y le digo: "Hola" y salgo corriendo en sentido contrario...

Puta, pal pico. Entré de nuevo por el muro que me salté, y me encuentro con el tipo que cuidaba las cabañas, un caballero de como 50 años que hace de guardia. El weón me ve y me dice: "Ah, así que ustedes eran los del ruido?". "Sí" le digo. Me dice: "Chuta, me hubieran avisado, no ve que puede ser peligroso"...y acto seguido el weón se abre la chaqueta y me muestra un revolver...

Chucha! La cara que puse, el weón se debe haber de cagado de la risa después, quedé pálido. La weá es que caminé tambaleándome de la impresión de que me podría haber llegado el tremendo balazo, y me voy donde uno de mis compañeros. El weón, también disfrazado de pirata, se me acerca y me dice: "Puta weón, pillaron a uno de los weones. Más weón, no alcanzó a escapar de los niños"...

Por culpa de ese compadre, tuvimos que hacer el tremendo show de que nos habían hipnotizado y toda la weá, pa' que los pendejos compraran la historia de los piratas...

Aaaah, la vida. De ese episodio fue que los niños, por lo penca y lento de los piratas, nos bautizaron con el nombre del título...

Saludos...