jueves, enero 1

Meet the father...

Cómo estamos!...

Sí, es verdad, he vuelto ha escribir. Hasta cuando?, pues ni idea, escribo cuando se me para la raja en realidad, pero como esta weá es gratis y mía, entonces no hay problema...

Espero que el 2008 que pasó no les haya quedado la cagá en sus vidas, y que el 2009 puedan realizar todos sus sueños, como aprender a bailar el perreo chacalonero de forma profesional, o a consumir mayor cantidad de drogas en menos tiempo, o a tirar pollos más lejos con menos esfuerzo, etc...

Pero a lo que vinimos...

A propósito de un matrimonio al que asistí con mi exuberante compañera Victoria Valbuena, me estaba acordando de una weá que me pasó una vez en un matrimonio...

Por un tema de ética profesional y el programa de protección de testigos, mantendré los nombres en secreto, pero la weá es que se casaba un amigo que llevaba pololeando un buen tiempo...

Cuento corto, el matrimonio fue un megacarrete, partiendo al mediodía, y terminando a las 6 am (me echaron los guardias cuando quedábamos 4 personas: Mi primo, los novios y yo)...

La cuestión duró tanto tiempo, que quedé curao como a las 3 , volví a estar sobrio a las 6, me volví a curar como a las 10, y terminé hecho pico a las 6 am...

Pero bueno...

La cosa es que yo no conocía mucho a la familia de la novia, pero cachaba de vista al papá y un poco a la mamá. Y yo, que tengo tendencia a conversar cuando estoy en un carrete desconocido (Pedro me dice el Cecilia Bolocco...no porque le haya chupado el tulín a un italiano en una terraza, sino porque siempre hago de hilador de conversaciones en los carretes), imagínense curao...

La weá es que en una de mis múltiples idas al bar abierto, a pedir leche con chocolate, me encuentro de frente con el papá de la novia, un tipo de unos 70 años, canoso, con aspecto bonachón. Lo felicité porque a su hija esa noche se la iban a afi...eh...por la nueva etapa que empezaba su hermosa hija, y nos pusimos a conversar de la vida (aaaaaaaaah, la viiiiiiiiida)...

Estuvimos conversando caleta de rato, pero caleta, como media hora en hora curao. En una de esas me empezó a hablar de las leyes en Chile (creo que era paco o algo) y que las cosas estaban más o menos nomás, que los jueces, que la poca dureza, y no sé que tanta otra weá más, y yo, como buen ebrio buena onda, asentía con la cabeza de arriba hacia abajo...

En una de esas, en un segundo de respiro que se tomó, ocurrió el siguiente diálogo:

Padre de la novia: "Y usted hijo, donde estudió?"...

Tulín junior: "En la Chile, mi general! Sir yes sir!"...

Padre de la novia: "Ah, qué bien, muy buena universidad. Y qué estudió?"...

Tulin: "Ingeniería"...

En ese instante, fue como ver a la monga de Fantasilandia...

Al weón le cambió la cara pal pico, se le inyectaron los ojos en sangre, apretó el vaso hasta que se trizó, y me empezó a decir:

Padre de la novia: "VOH CONCHETUMARE NO SABIS NADA DE LEYES! ERIS UN AWEONAO CULIAO QUE NO TIENE IDEA DE LA VIDA! NO TIENES IDEA, NINGUNA IDEA DE NADA!"...

El weón gritaba más fuerte que la chucha, y yo obviamente estaba con las pepas y la boca abierta, sin saber qué hacer...

En eso aparece de lejos la señora que lo cacha agarrándome a chuchadas, y le dice que se vayan a acostar ya, a lo que el tierno señor le responde: "CÁLLATE VIEJA DE MIERDA, SI TE ACERCAI, TE MEO!"...

En eso estaba yo, conversando amenamente de la capacidad urinaria del caballero, cuando empiezo a cachar que nuestros puntos de vistas diferían demasiado (pues a pesar de que coincido con él de que no sé nada de leyes, yo no me considero un conchetumare ni un aweonao culiao), por lo que decidí retirarme caballerosamente...

Tulín junior: "Bueno señor, un gusto haber hablado con usted"...
Viejo culiao: "Saaaale conchetumare, retírate, retírate antes que te pegue un balazo"...
Tulin: "Eh, bueno, muy buena fies"...
Viejo reculiao: "Ándate aweonao culiao, anda a weiar a otra parte"...

Así que no me quedó más remedio que ir a conversar a otra parte...

Después de un rato me encontré con la novia y le dije: "Qué tierno tu papá"...

"Cierto?" me dijo ella...

Aaaaaaaaaaah, la viiida...

Siempre causo esa reacción en la gente...

Los veímos por ahí...

Feliz 2009...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

la guea chistosa tada jajaja
cagaod ela risa del nuevo anho
un abrazo que te vaya bien en todo
saludos primo
yamil

Mathilde dijo...

juajauajuajuajuaa
excelente!
oyeee feliz año nueo!
d ahi t posteo más porque me estan pakiando pa devolver el pc
sayonara!

Pamela dijo...

jaajajja, muy buena historia, jaajj

Pasare mas seguido pa levantar el animo

feliz año!

Pamela dijo...

mmm, pq mi 2008 no termino como esperaba, es mas me dejo totalmente decepcionada, pa q aburrirte mas, penas de amor no mas poh.

Parece q te pille justo conectado =)

Saludin

Mathilde dijo...

Oye Tadashi, nunca se me ocurrió qué más postiarte, pero no importa porque pa la próxima sí se que algo se me ocurrirá.
Pasao mañana parto a Arica =o)
si sabes de alguien que vaya pal Norte, dile que nos lleve. Prometo no asaltarlo =o)

Caro dijo...

"...en una de mis múltiples idas al bar abierto, a pedir leche con chocolate..."
"...y nos pusimos a conversar de la vida (aaaaaaaaah, la viiiiiiiiida)..."

jajajajajaja...

Viste?... después no me crees que a ti te pasan cosas super baknes y que siempre tienes suerte para estar en momentos menos oportunos.

aaaaaaaaaaah, la suerteciiiiiiiilla!

eat-desserts dijo...

Bueno, primero que todo feliz año nuevo!

Deberias patentar tus relatos, mira que leí que la industria cinematográfica está hábida de guiones y esta historia está como esas donde sale Owen Wilson jejeje

Abrazos

simpaticaavecespesada dijo...

Estoy totalmente de acuerdo...deberias patentar tus relatos porque de repente te los roban toditos y hacen una comedia.
Saludos