jueves, enero 25

Demanda

Si usted lee este blog hacia atrás, y busca post antiguos, notará que faltan 3 posts...

¿Que onda?...

Pues resulta ser que una empresa en la que trabajé, a la que no puedo nombrar pues arriesgo demanda, encontró mi blog, y las estupideces que hablaba de ella, y al parecer no les causó ninguna gracia, pues decían que los dejaba como las pelotas...

Y así fue como ayer, mientras estaba en mi nueva práctica (en un lugar que tampoco voy a nombrar porque no quiero terminar en la cárcel, pero que es una consultora) , recibo un llamado de un ingeniero con el que trabajé, y me dice: "Tadashi, dejaste la cagá en Recursos Humanos, te están buscando"...

La weá es que una de las hijas de una señora que trabaja en RRHH puso el nombre de la empresa en Google para aprender de ella (puta la comadre lateá) y adivinen que...

Las 3 primeras entradas de Google eran de mi blog, y no soportando la curiosidad, se metió, leyó, se espantó, y me echó al agua (al menos me podría haber dejado un mensaje, como "Dejate de escribir weas conchetumare", o "Cagaste chuchetumare, te voy a acusar con mi mamá" o algo así)...

Y el Ingeniero me decía por fono que lo dejaba como las pelotas, y que iba a hacerse un blog pa' puro dejarme como las pelotas también...

Por lo que todo el mundo se movilizó para contactarme y derribar mi espacio de libertad de expresión (eso me recuerda a alguien), que de libertad ya no le queda mucho...

Y así fue la cosa, me echaron al agua en RRHH y me pidieron amablemente que borrara los post, o que si no, recibiría la cordial visita de golpeadores a sueldo (Daniel, vuelve pronto por favor!)...

Na' que ver la weá, cuando uno cree que el espionaje yace en EEUU solamente, vienen y violan mi blog de tal manera...

Así que cuidado con lo que escriben, sobre todo si usan datos y nombres reales como yo, porque en cualquier momento les vienen a echar abajo la página...

Debí ser como Sombra de mí, que usa su seudónimo para escribir abiertamente...

(No te preocupes Sombra, nunca confesaré al mundo que en la vida diaria eres Quenita Larraín, me iré a la tumba con tu secreto)...

Así que de ahora en adelante, no más lengüaje soez, no más bromas pesadas, no más alusiones a otras personas, no más relatos de empresa, no más...eh, no más tonteras, y no más...eh....

Ah!, Pico con la weá...

Empecé en mi nueva pega, y al principio siempre soy callado cuando llego a un nuevo lugar, así, aprovecho de observar, aprender, sumergirme en el espacio, llegar hasta la parte crítica, y de allí recién develar mi verdadera persona y empezar a destruir desde dentro...

Así que eso fue lo que hice, la primera semana nadie me pescaba (bueno, ahora tampoco tanto, pero al menos me saludan, y algunos hasta saben mi nombre, no muy bien eso sí, pero con que me digan Tadaki me conformo)...

La weá es que el viernes pasado hicieron una especie de convivencia en la terraza de la oficina después de la pega, con chelas y cosas pa' picar, y nos paramos todos en círculo, conversando de la vida (aaaaaaaaaaaaaaaaaah, la vida...) y estábamos en eso cuando llega un loco que es cliente de esta consultora...

Le ofrecimos que se tomara unos copetes con nosotros y accedió...

Poco después también llegó el gerente de la empresa, y también se quedó (esa weá es nefasta pa' mí, siempre que llega un jefe, la cago, es casi instintivo)...

Así que como nadie hablaba con el cliente, pa' romper el hielo, una de las niñas que trabaja aquí lo presentó, dijo: "Bueno, su nombre es Carlos, tiene 42 años, viene de XXX y está trabajando con nosotros", y todos respondieron en coro "Hola Carlos"...

Y yo, que hablo y después pienso, y que aparte no había hablado nada con nadie en esa semana, vengo y grito "Y soy alcohólico!!!", en relación a las presentaciones que hacen en Alcohólicos Anónimos, donde todos saludan al nuevo miembro...

Segundo 1: Nadie se ríe, empiezo a transpirar...

Segundo 2: Nadie se ríe, y todos me miran...

Segundo 3: Nadie se ríe, y se siente un murmullo...

Segundo 4: Todos cagaos de la risa, incluyendo al cliente...

Conchetumare!, nuevamente, como fue similar a mi experiencia anterior con jefes (de la cual no estoy autorizado a hablar), me salvé apenas...

Y así salté al tapete de la empresa...

Después que se rieron, al tiro me preguntó el nombre el jefe (pura mierda la weá, 5 años estudiando ingeniería, y me conocen en la pega por tirar tallas, linda la weá), y aparecí en el mapa...

Así que pico con el conocimiento, lo importante son las habilidades secundarias (y terciarias diría yo en mi caso)...

Entretenido trabajar, siempre pasan tonteras, pero otro día que no me esté mirando el jefe lo escribo, porque ahora tengo que poner cara de concentrado para que no cachen que estoy escribiendo en el blog...

Saludos...